19/04/2020

Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas es la interconexión de objetos cotidianos a través de la red de redes. Gracias a esto, entre otros muchos usos, es posible encender y apagar electrodomésticos a distancia, además de obtener datos de ellos.

Hay quien afirma que, dentro de no demasiados años, cualquier trasto que tengamos en nuestros hogares estará conectado a Internet. Para llegar a ese extremo, pienso yo que primero habría que preguntarse qué utilidad tiene hacer eso con un portalápices o con unas alpargatas. Otra cuestión muy importante es el precio; cuanto más barato sea el objeto, más elevado es el coste proporcional de la adición de un circuito electrónico para su conexión a la Red.

El famoso e ilustrativo caso del frigorífico inteligente que comprueba si faltan los alimentos habituales y que, cuando esto sucede, realiza un pedido a un supermercado de confianza es uno de los ejemplos más típicos de Internet de las Cosas. Sí, sería una nevera con acceso a la tarjeta de crédito del ser humano que la compró.

No sé si manejar y monitorizar una cafetera de café de cápsulas desde una aplicación del móvil es útil para un particular, pero sí que podría ser interesante para que una empresa conozca el grado de escaqueo de parte de sus empleados, los de siempre. Por desgracia, aparte de los jefes, a veces pasa que que alguien más, a kilómetros de distancia, se pone al día de la utilización de la máquina.

En un futuro muy próximo, tu coche, que será eléctrico y con recarga de batería totalmente gratuita, dispondrá de conducción autónoma y enviará a la nube muchos datos relevantes sobre su funcionamiento y, por si fuera poco, podrá conducirse de manera remota. ¿Qué? ¿Me estás diciendo que me gastaré dinero en un automóvil que algún maleante cibernético pueda frenar en seco cuando vaya a ciento veinte kilómetros por hora por la autopista? No, tranquilo, eso no pasará en ningún caso.


          



  Últimas entradas

19/04/2020

11/04/2020

24/03/2020


 Presentación

Acerca de este sitio